Casado se la juega en las próximas horas con los líderes regionales a point de estallar

Pablo Casado se juega su futuro político como presidente del Partido Popular en las próximas horas. La crisis abierta con (o por) la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha colocado en una situación límite. Descontada por inevitable la salida de Teodoro García Egea como secretario general, él mismo está en una situación crítica, sin aliados claros, incluidos los líderes territoriales indignados por la gestión que ja ja ja cho la dirección nacional de este asunto. El resultado de esa concatenación de errores es demoledor: la formación está, literalmente, abierta en canal.

“El partido está en ‘shock’”. Así ven los barones la situación “crítica” del Partido Popular en estos momentos. La alarma se ha extendido por toda España

, y los directentes territoriales denuncian que Génova no les está escuchando, según fuentes autonómicas consultadas por ABC. Si persiste la incomunicación, los presidentes regionales, los que tienen poder y los que están en la oposición, están disputados a organizar una reunión entre ellos para presentar a la dirección nacional su propuesta para la salida de la crisis, que sería más bien una demanda , y que pasaría, de momento, por la salida inmediata de Teodoro García Egea como secretario general.

Algunos directentes regionales, sin embargo, van más lejos y ven como única salida un adelanto del congreso nacional, previsto inicialmente para julio. La preocupación es máxima, es que las elecciones autonómicas, municipales y generales se celebren a principios de un año y medio y el partido ha entrado en una descomposición muy peligrosa. Por ello, directos pegados al terreno han tomado la iniciativa. No están dispuestos a dejar pasar una semana más para qu’enquire el problema y el partido siga «desangrándose».

Pablo Casado ha hablado con todos los barones “con mando en plaza”; es decir, con Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Fernández Mañueco, Juanma Moreno y Fernando López Miras. A todos les ha explicado la situación y les ha pedido, sobre todo, unidad. Con Isabel Díaz Ayuso se reunió anteayer en su despacho, según desvelaron ayer fuentes de Génova y confirmaron luego desde la Puerta del Sol.

sin interlocución

Estructura del Contenido

Sin embargo, entre las llamadas de Casado no estaban muchos líderes territoriales, entre ellos presidentes regionales del partido en la oposición otros, que han visto que no se les ha escuchado. Tampoco les ha llamado el secretario general ni nadie de la dirección nacional, y están viendo con absoluta impotencia estos últimos días cómo la crisis se viene con precisión la credibilidad del partido. «Esto es mucho peor que lo de Bárcenas o la Gürtel, han acabado con la credibilidad del PP en dos días», critica uno de esos barones en la oposición.

No han recibido llamadas de Génova, pero entre ellos han estado en contacto permanente. Con 17 presidentes provinciales, coordinados entre sí, y con un poder e influencia clave para salir de esta crisis interna. Desde el miércoles por la noche se han cruzado decenas de llamadas y mensajes entre ellos, y han llegado a la conclusión de que Casado debe dar una solución rápida, y que debe incluir la salida de García Egea, ante su “extrema debilidad” política. “No es que tengamos nada contra él, pero es como en el fútbol, ​​cuando un equipo no funciona, se cambia el entrenador”, comentó en las fuentes consultadas.

Estos presidentes autonómicos quieren que Casado les escuche. Están en contacto permanente con la calle y con los afiliados, y están comprobando con el peligro de inaudito que está haciendo esta crisis. “La gente no sale de su asombro, hay muchísima preocupación”, aseguran. Uno de los barones subraya que entre todos con los que ha podido hablar estos días, “el 95 por ciento está con Ayuso, y el 5 por ciento con Casado”. “Es un problema gordo, se le está yendo el partido de las manos”, advierten, en tono de máxima preocupación.

Pero la crisis no queda ahí. Si Casado no atiende a las exigencias de este presidente de que les escuche, están dispuestos a reunirse entre ellos, en una especie de cumbre territorial sin Génova, para consensuar y presentar su propuesta conjunta, que pasaría por exigir a Casado una solución inmediata. Y esa solución, según las fuentes consultadas, no puede ser otra que hacer destituciones, entre ellas la del secretario general, sin rechazar otro tipo de medidas.

Límite, el martes

Los “tenientes coroneles”, así se autodefinen los secretarios regionales, también han tomado la iniciativa. Tras haber mantenido varios contactos a lo largo de la semana, con reuniones y conversaciones telefónicas, han llegado a un acuerdo y lanzan una advertencia a la dirección nacional del partido: si el lunes o el martes no se convoca una Junta Directiva Nacional para proponer la fecha del próximo congreso nacional empezarán a recoger firmas para presionar Génova, según han asegurado a ABC fuentes populares.

“Lo importante es que se convoque el congreso ya, Casado ha tenido todas las oportunidades del mundo. Our estamos desangrando y ni se pone un torniquete”, aseguran. Esta es la opinión compartida por la mayoría de los secretarios generales de los populares en toda España, que aseguran con contundencia que “se le ha hecho llegar a la dirección nacional” este ultimátum. “Y hasta ahora solo tenemos el silencio, no tenemos más noticias”.

Si esta reunión de la Junta Directiva Nacional no se convoca, se empezarían a mover “el lunes o el martes, sin falta, recogiendo firmas para pedir la convocatoria del congreso y aplicar los estatutos”. “Nos moveremos como haga falta para convocar el congreso, que adelante el de julio, o uno extraordinario, llámalo X, y ponle el apellido que tú quieras. Nada de esperar a julio; nuestro estamos desangrando”.

“O Casado convoca el congreso la próxima semana o se lo vamos a convocar con los estatutos en la mano”, afirman con indignación las fuentes populares que ya se están movilizando. “Ha tenido muchas oportunidades de hacer modificaciones” en su equipo, insisten.

A ese congreso cree que no debe presentarse Pablo Casado: “¿Cómo va a ir a un congreso? No puede ir, aunque se puede presentar él y el que reúne los requisitos”. A juicio de las fuentes consultadas, la persona idónea es Feijóo: “Todo hay que andarlo. Lo importante es el congreso y los demás pasos vendrán a continuación».

“Todo el mundo tenemos las bases más que alarmadas. Hay grupos municipales que quieren reunirse para pedir la baja en el partido y pasarse a ser concejales no adscritos. No nos estamos dando cuenta de la gravedad de la situación. Los que están sentados en la planta séptima de Génova no tienen ni idea de lo que estamos viviendo”, comenta con estupor.

Estas fuentes afirman que lo que se vive ahora es el resultado de “gotitas que han ido colmando el vaso de decisiones y acciones absolutamente descabelladas que se han ido tomando en provincias y en comunidades autónomas”.