“Cabreado porque me han matado por segunda vez en cuatro meses”

SEGUIR

Mino Raiola, el representante más popular de los jugadores en el mundo del fútbol, ​​estaba internado en el hospital San Raffaele de Milán. En las últimas horas se había difundido la noticia de su muerte, que ha sido desmentida desde su cuenta de Twitter: “Mi estado de salud, para los que preguntan: cabreado porque por segunda vez en 4 meses me mataron. Porque puedo resucitar”, lee en el perfil de Raiola. En el mes de enero defundió la noticia que había sido operador de urgencia en el hospital de San Raffaele por un problema pulmonar, pero sus colaboradores «hablaron de controles médicos programados», desmintiendo así que hubiera sido operador de urgencia y que hubiera estado en terapia intensivo como entonces contaron algunos medios.

Estado de salud actual para los que se preguntan: cabreado por segunda vez en 4 meses me matan. También parecen capaces de resucitar.

– Mino Raiola (@MinoRaiola) 28 de abril de 2022

La falsa información sobre su muerte desesperó a Alberto Zangrillo, jefe de la Unidad de Anestesia y Cuidados Intensivos de San Raffaele. “Yo estaba indignado por las llamadas telefónicas de pseudo periodistas que especulan sobre la vida de un hombre que está luchando”, ha dicho a medios italianos el profesor Zangrillo, médico personal también del ministro expreso Silvio Berlusconi.

Mino Raiola (54 años) es el representante de muchas estrellas del fútbol, ​​como Haaland, Ibrahimovic, Pogba, Donnarumma, Lukaku, Verrati y muchos otros. Raiola fue operada el mes de enero en el hospital de San Rafael de Milán por un problema pulmonar, no ligado con el Covid. Sus condiciones de salud se agravaron en los últimos meses.

Nacido en Nocera Inferiore, en la región de Campania, al sur de Italia. Al poco de nacer, emigró con sus padres a los Países Bajos. Raiola consiguió convertirse en uno de los más poderosos representantes de los deportistas. En concreto conquistó el mundo del fútbol. A lo largo de los años creó un imperio auténtico gracias a su agencia de representación de futbolistas.

La noticia de la muerte, después desmentida, tuvo una gran repercusión en Italia, donde es conocido como el rey de los representantes de futbolistas. De él se destacan siempre sus dotes para tejer la trama de las negociaciones en fichajes y traspasos de jugadores, mediar para hacer y déshacer acuerdos, tratando de conseguir los más ventajosos. Personaje astuto e inteligente, Raiola supo como pocos nadar en un mundo de grandes ambiciones, lleno de tiburones, logrando labrarse un papel de primer orden como representante deportivo. La revista Forbes informó que la cifra en la cuarta parte del mundo entre los agentes internacionales, en virtud de una facturación, que en el año 2020 fue de 84,7 millones de dólares.

Nacido en Nocera Inferiore, in the region of Campania, al sur de Italia, hijo de un mecánico, cuando apenas tenía un año emigró con sus padres a Haarlem (los Países Bajosa), “en busca de fortuna”, según contaba Mino Raiola. En una entrevista describió su ambiente familiar y primeros tiempos en Holanda: “Mi madre, Annunziata Cannavacciuolo, era ambición y orgullo; mi padre Mario, idealismo. Vivíamos con un tío panadero y, quitando lo criminal, la casita parecía el plató de El Padrino: Ragù, salchichón, pequeños espectáculos… La época más feliz de mi vida». Luego, sus padres se abrieron camino en el mundo de la restauración: “Primero una tienda de sándwiches, luego una pizzería, (de ahí que fuera llamado el “pizzaiolo”) luego un elegante restaurante. Hemos ganado premios. El secreto era utilizar productos italianos”.

Al tiempo que ayudaba a sus padres, Mino Raiola estudiaba y terminó por fundar una sociedad, origen de su entrada en el mundo del fútbol: “Ayudé a mi padre, que trabajó los siete días de la semana. De él arendi a no rendirme. Mientras tanto, estudiaba Derecho -a mi madre le gustaba mucho- y también jugaba al fútbol: en Haarlem, el equipo más antiguo de Holanda. […] Empecé a trabajar como intermediario porque al restaurante vinieron clientes holandeses que no entendemos el modo de hacer de los italianos. Comerciantes que habían pedido mercancías que nunca llegaban, por ejemplo. Me dijeron: Mino, cuídate tú de arreglar los problemas. Yo llamado por teléfono, resolviendo problemas. Fundé así una sociedad, Intermezzo”. Durante su adolescencia, Raiola jugó en los equipos inferiores del Haarlem y luego, a los 18 años, entrenó a los juveniles, llegando posteriormente a ser uno de los administradores de esa sociedad deportiva.

Sober su modo de trabajar en el mundo del fútbol, ​​Raiola explicó: “Yo le pregunto a los jugadores: ‘¿Quieres convertirte en el mejor pagado o en el mejor?’ Si me contestan «los mejores pagados», les señalo la puerta, sin hacerles caso El pintor que pinta un cuadro por dinero y no por pasión no lo vende. El dinero es muy importante, pero si lo persigues nunca llegará y con el tiempo acabas comprendiendo que siempre hay alguien más rico que tú”. A menudo criticado, a Mino Raiola no le importó crearse enemigo: “Ferguson del Manchester ha dicho que nunca ha odiado a nadie más que a mí. Eso es un gran cumplido. Si no tienes enemigos, no has trabajado bien. Cosas normales, todo el mundo lo hace. In cambio, yo muevo el aire, muevo los sueños. Y de vez en cuando cabreo a alguien”. Quienes lo defienden dicen de Raiola que sus futbolistas no suelen abandonarlo, porque con su estilo rústico es el pararrayo perfecto. Mino Raiola es famoso por ser una persona excepcional en el mundo del fútbol, ​​entre otras cosas porque, como muchos de los jugadores que lo representan, «te llena los bolsillos y te salva la cara».