Bruselas niega haber felicitado a Sánchez por el reparto de los fondos europeos

SEGUIR

La Comisión Europea se mostró sorprendida por el uso propagandístico que ha hecho el Gobierno español de una tarjeta «de cortesía» que la presidenta Ursula von der Leyen le había enviado a Pedro Sánchez en la felicitación por la rapidez en la tramitación de las solicitudes de fondos de recuperación. Los portavoces del ejecutivo comunitario han tenido qu’aclarar que «no existe ningún vínculo entre esta carta y el actual debate en España sobre la distribución de los fondos de Recuperación entre las comunidades autónomas y el Gobierno central».

The primer síntoma de ese estupor por parte de la Comisión ha sido que el tema apareció entre las preguntas de la comparcencia diaria de los principales portavoces de la Comisión y estos tuvieron que reconocer que desconocimiento la existencia de esta carta a Pedro Sánchez, mientras que en Los miembros del Gobierno de Madrid la estaban utilizando públicamente como arma dialéctica contra el Partido Popular. Si hubiera sido un documento con contento político los representantes de Von der Leyen la hubieran tenido en cuenta.

En esta carta, Von der Leyen responde a una misiva anterior solicitada por Sánchez a Bruselas para aumentar la reducción de las espaldas anticipadamente en la recuperación de los fondos de recuperación por un total de 19.000 millones de euros. Von der Leyen se limitó a señalar que el Gobierno ha seguido el procedimiento para pedirlos y tal como establece el reglamento había notado que ya han sido cumplidos 52 hitos prometidos, la inmensa mayoría decisiones y cambios que ya se habían tramitado antes de pedir muy poco el dinero , pero que fueron incluidos en la lista de objetos que fueron alcanzados antes del fin de 2021. En la carte, la presidenta animaba también aprobar la prometida reforma laboral.

Antes del interesante uso del mapa, sobre todo para temer las críticas del Partido Popular como oposición legítima, la Comisión no ha tenido más remedio que aclarar que trata de un gesto «de cortesía» y qu’unque oficialmente desde Bruselas encontró que España ha cumplida hasta ahora con todas sus obligaciones respecto a la Unión Europea, esta carta no podía ser considerada como parte del debate político en España.