Bosch invertirá 500 millones en electricidad verde de hidrógeno

SEGUIR

La electricidad del hidrógeno es una de las barras que hay que superar para hacer que la energía sea renovable y pueda extenderse al uso al transporte y el sector inmobiliario.

El principal problema de la electrólisis es que el precio del gas natural es más barato que el de la electricidad renovable y, por lo tanto, sigue teniendo más sentido a nivel de coste usar el gas natural para extraer el hidrógeno a través de su combustión. El principal inconveniente es que este método emite gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Bosch, una de las mayores empresas de componentes que más potencial tiene en esta tecnología, declaró en su presentación final de resultados que invertiría 500 millones de euros en baterías de electricidad, que comenzarán su producción en serie en 2025.

El mecanismo de este sistema funcional abarca cientos de células interconectadas que separan las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno. Si se utiliza energía renovable, el resultado será hidrógeno verde que se podrá almacenar y transportar.

La compañía espera que el mercado mundial del hidrógeno alcance los 14.000 millones de euros en 2030. La cartera de productos de Bosch incluye pilas de combustible para automoción y también está desarrollando sistemas estáticos para su aprovechamiento energético industrial.

Por el momento, esta tecnología de propulsión sigue siendo un nicho pequeño en el mercado, dado que la infraestructura de carga es muy cara y, por lo tanto, prácticamente inexistente. Algunos fabricantes, como Stellantis o Renault, creen que los modelos comerciales e industriales serán los primeros en adoptarlos.

Resultado neto, un 233% mayor

En el ejercicio 2021, Bosch consiguió aumentar su cifra de negocio en un 10%, hasta alcanzar los 78.748 millones de euros, superando los 78.465 de 2018, hasta ahora su récord histórico. Como sabéis, esto se traduce en un beneficio de explotación de 2.815 millones, un 69,6% más que hace un año.

El resultado neto fue de 2.499 millones de euros, logrando una vez más, un hito impresionante: el de mejora un 233,6% con respecto al ejercicio anterior.

Europa es la región más importante para la fabricación, con un recorte del 53% de la facturación (41.300 millones de euros), y la división más importante para Mobility Solutions (automotriz), con una aportación de 45.300 millones.

De cara a 2022, el primer trimestre ha cerrado con un incremento del 5,2% en su facturación. “Un plan sólido que se pone en marcha con la previsión de mejorar hasta un 6% para 2021”, confirma el director financiero del grupo, Markus Forschner. Sin embargo, estimó que el resultado de explotación estará entre el 3% y el 4%, lastrado por el precio de las materias primas.