Biden perdona hasta 20,000 dólares de deuda estudiantil a millones de estadounidenses

El presidente de EE.UU. anunció ayer la condonación de parte de la deuda federal contraída por millones de estadounidenses para sus estudios universitarios, una promesa electoral que divide al país.

Joe Biden interrumpió sus vacaciones para acudir a la Casa Blanca y detallar su plan para aliviar la presión de esos préstamos sobrios la clase media: 10.000 dólares a los deudores con ingresos anuales por debajo de 125.000 dólares -250.000 para el caso de familias- y 20.000 dólares a los beneficiarios de becas Pell, que se otorgan a familias con ingresos de menos de 60,000 dólares al año.

El plan beneficiará a 43 millones de estadounidenses, y el 95% de las personas que contarán con préstamos federales para estudios universitarios, explicó el mandatario. De entre ellos, 27 millones sus beneficiarios de la beca Pell y 20 millones verán su préstamo pagado por completa con esta ayuda,

Además de la condena a la deuda, Biden anunció que la suspensión de los pagos de la deuda, establecida en la primavera de 2020 como una de las formas de mitigar el impacto económico de la pandemia del Covid-19, se prorrogará una vez más -es la séptima ocasión-hasta el 31 de diciembre. Había confusión e incertidumbre entre los deudores porque la extensión real finalizaba el 31 de este mes y la Administración Biden todavía no se había pronunciado al respecto.

“El anuncio de hoy va sobre oportunidades, sobre dar a la gente posibilidades justas, que es lo que define a EE.UU.”

Joe Biden

Presidente de EE.UU.

“El anuncio de hoy va sobre oportunidades, sobre dar a la gente posibilidades justas, que es lo que define a EE.UU.”, dijo Biden en su discurso. “Nunca pediré perdón por ayudar a la clase media trabajadora”, dijo desafiante. “Especialmente no ante aquellos que votaron a favor de un plan de recorte de impuestos de dos billones de dólares que benefició sobre a los estadounidenses ricos y a las grandes empresas”, añadió en referencia a los republicanos.

anuncio electoral

El anuncio llega en un momento en el que la popularidad de Biden está por los suelos y con la prospectiva de elecciones legislativas en menos de tres meses, en las que los demócratas se juegan sus mayorías exiguas en el Congreso.

La cancelación de la deuda está muy por debajo de lo que quería el ala progresías de los demócratas -muchos pedían cancelar hasta 50.000 dólares-, pero Biden la calificó de «responsable y justa». Pero sobre todo tiene en contra a quienes -sobre todo republicanos, pero también algunos demócratas- el considera lo contrario: irresponsable, porque es un emboso multimillonario en un momento de presión inflacionista, e injusta.

De ella no se beneficiarán ni los que ni siquiera podrán permitirse acceder a un préstamo para estudiar ni quienes -siendo también clase media- se esforzaron para pagarlo.