“A mí Chanel me encanta, tiene una fuerza enorme”

SEGUIR

Daniel Diges visto en el escenario de Charlie Price en el musical ‘Kinky Boots’. El espectáculo, aclamado por la crítica y ganador de seis premios Tony, estará hasta el 12 de junio en el Teatro Calderón de Madrid. Con texto de Harvey Fierstein y música y letras de Cyndi Lauper, celebra el décimo aniversario desde su estreno mundial en Estados Unidos.

A lo largo de 2 horas y 20 minutos, 24 artistas encabezados por Daniel Diges (Charlie), Tiago Barbosa (en el papel de Lola), Angy Fernández (Lauren) y Kristina Alonso (Nicola), hacen vibrar al público con la historia de Charlie Price, el hijo de un zapatero artesano que lucha por mantener el negocio familiar.

A sus 41 años Daniel Diges es un ejemplo de ese esfuerzo.

Saltó a la fama recien cumplida la mayoría de edad interpretando a David ‘Gato’ en la serie ‘Nada es para siempre’, en 2010 cuando dio el gran salto al representar a España en el Festival de Eurovisión con el tema ‘Algo pequeñito’. Casado en 2016 con la también actriz Alejandra Ortiz-Echagüe, la pareja tiene dos hijos: Galileo, de 13 años y Eliot, de 7.

Vuelve estaba en la piel de Charlie Price; ¿Qué supone este personaje?

Es uno de los mas bonitos que he hecho en mi vida. Me está dando la oportunidad de meterme en un papel con muchos cambios interpretativos. Lo estoy disfrutando muchísimo.

‘Kinky Boots’ es una canción sobre la diversidad.

Yo siempre creo que ‘Kinky Boots’ es una celebración de la libertad. ser quien quieras ser; no juzgar a los demás por quiénes son; No creerte ni mejor ni peor que nadie y siempre ser fiel a tu forma de ser sin tener miedo a mostrarte como realmente eres. Este musical tiene un mensaje muy claro, por eso está funcionando tan bien.

En todo trabajo es importante llevarse bien con los compañeros, cómo es la relación con Tiago Barbosa o Angy Fernández.

Tenemos un equipo muy bueno, nos llevamos muy bien y nos lo pasamos fenomenal juntos. En el escenario disfrutamos muchísimo. Esta función es una fiesta.

¿Tiene algo en común con su personaje?

Yo creo que si. Charlie vive un momento en el que se reinventa y empieza a hacer botas transgénero junto a Lola (Tiago Barbosa). En mi vida he tenido bastantes momentos en los que he tenido que reinventarme. Al principio de mi carrera solo era actor, no cantante. Durante un tiempo de crisis en el que Empezó se ha preparado y junté los dos campamentos. El musical es el género teatral donde mejor me siento.

¿Cómo prepararse físicamente para un espectáculo de tan largo?

El musical duró 2 horas y 20 minutos e incluyó bailo con botas de tacón pero lo cierto es que no hago nada especial. Un poco de gimnasio y una dieta sana, nada más.

¿Tienes otros proyectos en mint?

Además de ‘Kinky Boots’ estoy haciendo un espectáculo en el madrileño Gran Teatro CaixaBank Príncipe Pío, un sueño cumplido. Es un espectáculo fijo en Madrid haciendo un recorrido por algunas de las canciones más grabadas de la historia del cine intercaladas con monólogos de humor.

Su hijo mayor, Galileo, le acompaña sobre el escenario del Príncipe Pío. ¿Qué supone para un padre?

Es la primera vez que mi hijo se sube a un escenario y canta conmigo. Yo toco el piano y le acompaño. A él le gusta el fútbol pero colgante la pandemia empezó a tocar el piano y a recibir clases de canto. Es algo que siempre le ha llamado la atención y en el espectáculo nos lo pasamos muy bien. Es nuevo momento. Es un show grande, con una orquesta de veinte músicos y el mismo número de niños en un coro, pero el momento con mi hijo es especial.

Es inevitable preguntarle por Chanel, con la que coincidió en ‘Mamma Mía!’. ¿Qué opina del tema que va a llevar España a Eurovisión?

A mí Chanel me encanta, tiene una fuerza enorme. Cómo baila, cómo interpreta… además es una canción optimista que me gusta mucho y creo que puede quedar bastante bien.

¿Cuál ha sido su recomendación a la eurovisiva?

Siempre le digo que no pierda la esencia. Cuando te eligen para ir a estos concursos no solo import la canción sino lo que transmites. Conmigo, por ejemplo, con ‘Algo pequeñito’ buscaron mi forma de ser, mi pelo y es cierto que, aunque sin querer, vas perdiendo esa esencia.

Qué le diría a la gente para que fuera a verle al teatro.

Estamos en un momento en la vida en la que necesitamos divertirnos y para eso está el teatro; el cine; los musicales; los conciertos Necesitamos risas y que nuestra energía se renueve. Es vitamina para el alma.