Si eres dueño de un coche debes saber que tienes responsabilidades que no puedes evadir, una de ellas es el pago del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (ITVM), conocido por todos como impuesto de circulación. Asumir el pago de esta tasa es un trámite obligatorio y debe realizarse una vez al año.

Para muchos es común olvidar esta responsabilidad y por lo tanto, es necesario consultar si se ha pagado o no para evitar inconvenientes y el pago de multas. A continuación te enseñaremos como saber si estas libre de deudas y algunos otros detalles que debes conocer sobres este impuesto.

¿Cómo se si ya pague el ITVM?

Si tienes dudas sobre si pagaste o no el impuesto de circulación, puedes hacer la solicitud de un informe online ingresando al portal de la Dirección General de Tráfico.

Una vez allí selecciona la opción Informe de Vehículo ubicada en el menú de Trámites y en la página a la que serás redireccionado, haz clic sobre la opción [email protected] Reducido.

Ahora elige el método de identificación que más te convenga entre DNIe/Certificado electrónico, Acceso PIN 24 horas y [email protected] permanente. Toma en cuenta que en algunos caso es necesario hacer un registro o solicitud previa.

Al acceder al sistema y conseguir tu informe podrás verificar la información referente a los pagos que realizaste ante la administración pública, donde se incluye el impuesto de circulación

Si deseas más información puedes solicitar un informe detallado, pero en este caso debes pagar 8,5 euros por el servicio. Esta solicitud solo tarda un par de horas y puede ser pagada con tu tarjeta de crédito. Para mayor información al respecto llama al 060 o visita una oficina de la Dirección.

¿Cómo pago el impuesto de circulación?

Debes pagar la tasa a partir del 1 de abril hasta el 1 de junio de 2020 por cualquiera de las siguientes vías:

  1. Presencial: este es el método de pago más común. Solo debes dirigirte a una entidad financiera o a la sede del Ayuntamiento de residencia.
  2. Por Internet: muchos prefieren domiciliar el pago para que el cobro se haga de manera automática para evitar visitar el Ayuntamiento cada año. Tambien puedes hacer el pago desde el portal web de tu banco.
  3. Por teléfono: comunícate con la banca telefónica o marca el número de Atención a la ciudadanía (010) y paga usando tu tarjeta de crédito o débito.

¿Cuáles son las consecuencias de no pagar el impuesto?

Si decides no pagar el impuesto de circulación, tendrás que responder por una multa cuyo valor es mucho mayor al del impuesto.

Comienza como una deuda municipal, pero puede ir acumulándose hasta convertirse en una multa de tráfico que puede superar los 500 euros y resultaría en el embargo de tu vehículo.

Te recomendamos que a la hora de comprar un vehículo verifiques que se encuentra libre de deudas, para ello puedes visitar la Dirección General de Transito y pedir un informe detallado del vehículo como te mencionamos anteriormente.

Otros detalles sobre el impuesto de circulación

Responder ante la deuda del impuesto de circulación es una obligación del titular del vehículo, sin importar si es persona física o jurídica.

Vale la pena resaltar que el impuesto de matriculación y el de circulación son tasas completamente diferentes, pero muchas personas comenten el error de confundirlos. La tasa de matriculación se paga al momento de comprar un coche nuevo, por lo tanto ocurre una única vez. Mientras que la tasa de circulación debe pagarse anualmente.