¿Me han ofrecido cambiar la hipoteca a interes fijo?

Hipoteca a tipo fijo

Las hipotecas de tipo fijo y las hipotecas de tipo variable (ARM) son los dos tipos principales de hipotecas. Aunque el mercado ofrece numerosas variedades dentro de estas dos categorías, el primer paso a la hora de buscar una hipoteca es determinar cuál de los dos tipos principales de préstamo se adapta mejor a sus necesidades.

Una hipoteca de tipo fijo cobra un tipo de interés fijo que permanece inalterado durante toda la vida del préstamo. Aunque la cantidad de capital e intereses que se paga cada mes varía de un pago a otro, el pago total sigue siendo el mismo, lo que facilita la elaboración del presupuesto a los propietarios.

El siguiente cuadro de amortización parcial muestra la forma en que las cantidades destinadas al principal y a los intereses se modifican a lo largo de la vida de la hipoteca. En este ejemplo, el plazo de la hipoteca es de 30 años, el capital es de 100.000 dólares y el tipo de interés es del 6%.

La principal ventaja de un préstamo a tipo fijo es que el prestatario está protegido de aumentos repentinos y potencialmente significativos en los pagos mensuales de la hipoteca si los tipos de interés suben. Las hipotecas a tipo fijo son fáciles de entender y varían poco de un prestamista a otro. La desventaja de las hipotecas a tipo fijo es que, cuando los tipos de interés son altos, es más difícil obtener un préstamo porque los pagos son menos asequibles. Una calculadora de hipotecas puede mostrarte el impacto de los distintos tipos en tu pago mensual.

Hipoteca de tipo variable

Cuando el plazo de su tipo de interés fijo expire, tendrá dos opciones: volver a fijarlo o cambiar a un tipo de interés variable. Antes de decidirte, analiza tus circunstancias, tus objetivos financieros futuros y las tendencias actuales del mercado, ya que podrían haber cambiado. La mayoría de los prestamistas ofrecen plazos de tipo fijo de 1 a 5 años y, según el periodo que elijas, te garantizarán el tipo de interés que pagarás durante ese plazo. Habrás elegido un plazo de tipo fijo cuando fijaste inicialmente tu tipo de interés, por lo que tu prestamista sólo se pondrá en contacto con una nueva oferta cerca del vencimiento. En esa oferta, tendrás la opción de volver a fijar tu hipoteca durante un máximo de 5 años, o tu préstamo hipotecario cambiará automáticamente a un tipo variable.

En la mayoría de los casos, el cambio a un tipo de interés variable se producirá de forma automática tras la expiración de su tipo fijo, por lo que probablemente no será necesario que responda. Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión, siempre es conveniente revisar su préstamo hipotecario para asegurarse de que se ajusta a sus necesidades actuales y futuras.

Adjustable rate mortgage auf deutsch

Cuando contrató por primera vez su hipoteca, es posible que haya firmado una oferta realmente buena. Pero con el tiempo, el mercado hipotecario cambia y aparecen nuevas ofertas. Esto significa que ahora puede haber una oferta mejor para usted, que podría ahorrarle cientos de libras.

Acuérdese de comprobar si hay comisiones de apertura o de producto en las nuevas hipotecas que esté mirando, y si va a terminar su contrato hipotecario antes de tiempo, los cargos por amortización anticipada de su actual prestamista.

En los ejemplos siguientes puedes ver las diferentes cantidades que pagarías en total, durante el periodo fijo, por mes y en intereses, dependiendo de si te quedas con tu acuerdo original o te pasas a una de las dos opciones de rehipotecación.

El coste total del crédito se basa en que los gastos relacionados con la hipoteca se pagan por adelantado y no se añaden a la hipoteca. Los gastos relacionados con la hipoteca pueden variar entre los distintos proveedores y aumentar las cuotas si se añaden al préstamo. El coste a lo largo del periodo de la operación se basa en que el tipo inicial se mantiene igual durante ese tiempo y supone que se volverá al tipo variable estándar del prestamista o SVR del 6%. La calculadora es para una hipoteca de amortización en la que los intereses se calculan mensualmente. Los resultados se aplican a los intereses diarios cuando sólo se realiza un pago al mes. Las cifras indicadas se han redondeado.

¿Puede una compañía hipotecaria cambiar su tipo de interés?

La elección de un préstamo hipotecario fijo o variable puede depender de sus preferencias personales. A continuación, analizamos algunas de las diferencias entre los préstamos hipotecarios fijos y los variables, para ayudarte a decidir qué es lo mejor para ti.

Existen muchas opciones de préstamos hipotecarios.  Entre ellas, el tipo de pago (por ejemplo, «capital e intereses» frente a «sólo intereses») y el tipo de interés. En este artículo nos centramos en los tipos de interés y en cómo pueden afectar a un préstamo hipotecario.

Un préstamo hipotecario con tipo de interés fijo es aquel en el que el tipo de interés está bloqueado (es decir, es fijo) durante un periodo determinado, normalmente entre uno y diez años. Durante el tiempo en que el tipo de interés es fijo, tanto el tipo de interés como las cuotas exigidas no cambian.

En cambio, un préstamo hipotecario con tipo de interés variable puede cambiar en cualquier momento. Los prestamistas pueden aumentar o disminuir el tipo de interés asociado al préstamo.  El tipo de interés puede cambiar en respuesta a las decisiones tomadas por el Banco de la Reserva de Australia, así como a otros factores. El importe mínimo de reembolso exigido aumentará si los tipos de interés suben, y disminuirá si los tipos de interés bajan.