La Generalitat condena a indemnizar con 400.000 euros a un automovilista que chocó contra muy jabalíes · Noticias Jurídicas

Silvia León.- El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ordenó a la Generalitat de Catalunya indemnizar a un automovilista en más de 400.000 euros por los daños causados ​​por un accidente, y provocó daños en la autovía. Los magistrados que consideren responsables a la Administración, como titulares de la vía, por no mantener el vallado perimétrico en buenas condiciones.

Como cuestión novedosa, además del aumento del importe de la indemnización, explicó a Sergi Grau Romero, que planteó la defensa de la demandante, es la condena a la Administración «por la falta de señalización con la señal de peligro P-24 (paso frecuencia de animales) ha sido acreditada para la producción de varios accidentes durante 2 años, considerando que el punto del accidente no está catalogado como la concentración de accidentes o puntos negros, cambiando parte del criterio del que venían haciéndose eco los Tribunales”.

Y es que, según clara, con independencia de que el punto sea considerado como de «concentración de accidentes» nace la responsabilidad de la Administración titular y cessionaria de señalizar el peligro con la señal P24, si se acredita la existencia de varios accidentes por irrupción de animales salvajes.

Lugar de los hechos

Estructura del Contenido

El accidente en cuestión se produjo mientras el solicitaba circulación con su moto Yamaha por la autovía C14 (Provincia de Tarragona), cuando chocó de frente contra tres jabalíes que estaban cruzando la carretera. Según consta probado, cerca del accidente había un coto con una valla metálica rota, hueco por el que, se deduce, puede ensuciar a los animales en la carretera.

Responsabilidad

Siempre que sea responsabilidad del motorista, hay que destacar que las pruebas practicadas probaron que no circulaba a una velocidad inadecuada en el momento del impacto.

Por tanto, despojada del grado de responsabilidad del reclamante en la producción del siniestro, la cuestión se planteó en el nexo causal entre el siniestro y la mala conservación del vallado.

A este respecto, los magistrados tienen claro, según se desprende de la sentencia, que se ajusta a la prueba policial in situ y al reportaje fotográfico adjunto, que la causa de la irrupción de los tres jabalies en la calzada de la autovía, debe relacionarse con el estado deficiente del vallado de cierre de aquella.

Ahora bien, matiza la sentencia, si es cierto que no existe obligación de vallar carreteras convencionales, el tribunal tiene en cuenta que ha quedado acreditada la existencia de un coto del que deriva la posible presencia de sueltos Animaux. Por lo que, según está claro, es necesaria la instalación de la señal de peligro P-24, con independencia de la frecuencia de accidentes producidos por irrupción de animales en la vía. Por ello, advierte la Sala, no está justificado que el Ministerio de Fomento no proceda a la instalación de los carteles P-24 de «Paso de animaux en libertad».

Hay que recordar que Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial, indica que “podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos».

Así mismo “corresponde al propietario de la vía, la responsabilidad de su mantenimiento en las mejores condiciones posibles de seguridad para la circulación y la instalación y conservación en la de las señales adecuadas y marcas viales”, con fundamento en el art. 139 del RD 1428/2003, de 21 de noviembre, Reglamento General de Circulación.

Es por ello, que los magistrados concluyen que el accidente y los daños corporales y materiales derivados del mismo tienen relación de causalidad con la actuación administrativa que deben asegurar el mantenimiento de las vías públicas en unas mínimas condiciones de seguridad, que en este caso, debido han instalado la señal referida al final de la cual quienes transitan por esa vía tenían un conocimiento adecuado de los peligros existentes en dicho lugar por la previsible ocurrencia de la presencia de Animaux proviientes del coto adyacente en la vía.

Secuelas e indemnizaciones

En cuanto a la indemnización, el Tribunal ha tenido aclaraciones sobre la demandante por curar de 589 días, impeditivos, de ellos, 197 días de hospitalización y con importantes secuelas como «…alteración de la orientación, principalmente la espacial (déplazamiento por la calle acompañada), problemas de atención y concentración, limitación en la comprensión de cuestiones complejas, dificultad importante para mantener una conversación fluida y necesidad de supervisión general; relacionarse con familiares cercanos y socialización muy limitada y un deterioro cognitivo moderado GDS 4».

En definitiva, respecto a las repercusiones sobrias sobre la actividad laboral, según consta acreditado, las secuelas descritas suponen límites muy importantes incompatibles con su profesión habitual de camionero, así como con el desarrollo de cualquier actividad laboral. Y es que el demandere aclaró la supervisión y ayuda de una tercera persona en su vida cotidiana. De hecho, los juzgadores tienen en cuenta que la Seguridad Social le reconoció una pensión de Incapacidad Permanente en el grado de Gran invalidez.

For all, y después de 7 años de contienda judicial, el Tribunal condena a la Generalitat a bonar al motorista la cantidad 410.623 euros en concepto de indemnización por los daños sufridos en el accidente con los jabalíes debido por la mala conservación del vallado y falta de señalización de la zona.